domingo, 6 de septiembre de 2015

El TACP de Madrid impidió en 2014 a Intress hacer negocio con tres centros para mujeres víctimas de violencia de género



En abril de 2014 a la entidad elegida por el Gobierno de Aragón para gestionar el COA, Intress, le fue retirada la adjudicación de la gestión de tres centros para mujeres víctimas de violencia de género y sus hijos e hijas en la Comunidad de Madrid. Esta revocación fue acordada por el Tribunal Administrativo de Contratación Pública de la Comunidad de Madrid tras un recurso de otra entidad concursante, asociación Provivienda.


Esta entidad catalana es a la que el pasado 28 de julio el director del IASS, Joaquín Santos, adjudicó con su firma la gestión del COA hasta el 31 de diciembre de 2017 por un importe de 2.441.445€. Esta firma fue la rúbrica de un proceso que inició el gobierno de Rudi y aceleró tras perder las elecciones de manera opaca sin permitirnos acceso al expediente. El pasado 1 de septiembre el Tribunal Administrativo de Contratos Públicos de Aragón (TACPA) desestimó el recurso de Educadores en Lucha contra esta adjudicación sin valorar la mayor parte del mismo.

Es ahora pues el momento de que el Gobierno de Lambán y la consejera Broto pongan freno a una adjudicación que a nuestro juicio es un flagrante maltrato institucional hacia los menores en protección y una carta blanca a la precariedad laboral de los educadores. Desde hace ya varios días hemos dado al gobierno del PSOE argumentaciones legales suficientes para iniciar la declaración de lesividad del interés público y anular el concurso del COA.

Pero si el señor Lambán y la señora Broto quieren hacerse los ciegos y sordos, aquí va un ejemplo de gestión de Intress que afortunadamente revocó el TACP de Madrid. En este enlace se puede ver completa la resolución de dicho tribunal:


Intress argumentaba en su defensa que los pliegos no determinan “la retribución que debe percibir -los trabajadores- ni el convenio a que debe acogerse ni la jornada laboral”, también que se otorgaba al adjudicatario “la facultad de establecer los turnos y régimen de vacaciones que considere necesarios”. Y lo más grave, respecto a la manutención de los usuarios finales de los centros (mujeres maltratadas y sus hijos), ofertó calculando una media de ocupación del 61%. Sin rubor alguno escribían: “Su precio ofertado viene determinado por el cálculo de que no habrá plena ocupación todos los días del año y del ahorro que obtiene en la adquisición de productos necesarios para la alimentación”. A estas propuesta se suman muchas más perlas como que un psicólogo compagine la labor de coordinación.

Y ahora la pregunta del millón: ¿Cómo puede llegar a suceder esto? Pues fácil, explicamos muy simple como es el mercadeo de la exclusión social. Administraciones Públicas externalizan servicios para los colectivos en mayor riesgo de la sociedad, en nuestro caso menores en protección. Lo hacen con unos pliegos de condiciones laxas y abiertas, para que las entidades pujen a la baja y se lucren económicamente a costa de deteriorar el servicio a sus usuarios y precarizar las condiciones laborales de los trabajadores. Todo tan legal como abyecto y denigrante.

Y del ejemplo de los pisos de mujeres maltratadas de Madrid, recordamos a Lambán y Broto que en la adjudicación del COA se han trasladado por primera vez a la entidad privada los gastos básicos de los menores como sanidad, escolarización y vestimenta; no se fija la ratio de educador por turno; no se incluyen cláusulas sociales que impidan la precarización de las condiciones laborales... Y para guinda el presupuesto del concurso perpetrado por el Gobierno de Rudi tenía un recorte presupuestario del 10% como denunció Broto siendo oposición. ¿Alguien duda de que Intress no aplicará las recetas de Madrid a los menores de protección del COA? ¡Qué más hace falta para abrir los ojos y poner freno definitivo a esto! Parafraseando a la consejera Broto cuando criticaba a la anterior directora del IASS por el concurso del COA: Si con unas mujeres maltratadas y sus hijos son capaces de esto ¿qué no harán con otras cosas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada