jueves, 1 de diciembre de 2016

¿Consejera o el caganer de Intress?

Montaje paródico
Tras hacer públicas nuevas irregularidades de Intress en el COA, el Gobierno de Aragón vuelve a minimizarlas. Así que no es de extrañar que, con la cercanía de las fechas navideñas, hagamos el chiste fácil de que Mariví Broto parece más el caganer de Intress que la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales. Y es que cada vez que su consejería suaviza las cagadas de Intress, esta entidad privada les deja con el culo al aire. En este post vamos a argumentar y demostrar como Intress campa a sus anchas en un centro de menores de titularidad pública, Centro de Observación y Acogida (COA), mientras el Gobierno de Aragón silba hacia arriba disimuladamente.

El 10 de agosto Heraldo de Aragón hace públicas las primeras irregularidades detectadas por Inspección de Trabajo de Intress en el COA, entre ellas cinco empleos irregulares en los que se aprecia “responsabilidad solidaria” del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS). En esa misma noticia, la entidad catalana calla, pero el Gobierno de Aragón advierte de que en caso de repetirse se tomarán las medidas oportunas.

Parecía que en la DGA se lo tomaban en serio, pero dos días después en rueda de prensa llega Joaquín Santos, director del IASS, y quita hierro al asunto. Califica los cinco empleos irregulares como "alguna carencia en altas en la Seguridad Social, se ha corregido con rapidez". El rey del eufemismo, suponemos que si un día le sueltan un puñetazo, no creemos que diga que su cara ha tenido un contacto físico con cinco dedos recogidos.


Pero lo que más gracia hace es ese genérico “se ha detectado” y “corregido con rapidez”. Pero oiga, en sus reuniones de seguimiento ustedes no han detectado nada, han sido los trabajadores los que lo han detectado y denunciado exponiéndose frente a Intress. Y solo faltaría que no se pagara con rapidez si es un fraude certificado por Inspección de Trabajo.

En fin, que Intress calladita y el Gobierno de Aragón, echando pelillos a la mar. Y ahora llegamos al segundo informe de Inspección de Trabajo hecho público el pasado 28 de noviembre. Inspección, entre otras cosas, confirma un nuevo trabajo irregular y no haber hecho la evaluación de riesgos psicosociales “a pesar de ser uno de los mayores riesgos a los que están expuestos los trabajadores”. Pues estas graves irregularidades son calificadas por el Gobierno de Aragón en esta misma noticia como “supuestas incidencias”. De traca, que ellos ya van a estudiar estas cosicas, que lo que diga Inspección, pues eso, que muy bonito y qué bonito es el parque. ¿Imaginan este choteo a Inspección de Trabajo de cualquier empresa privada?

Claro, ahora viene la clave, ¿por qué DGA mira hacia otro lado ante semejantes irregularidades? Pues porque estas irregularidades de Intress demuestran que está incumpliendo clara y flagrantemente el pliego de condiciones para gestionar el COA. En esta imagen se ve el párrafo concreto y en este enlace el documento entero.


Conclusión: El Gobierno de Aragón no sólo no hace su trabajo controlando a una entidad privada que cobra dinero público por gestionar un centro de menores en protección, sino que encima cuando son los trabajadores quienes demuestran públicamente y con la certificación de Inspección de Trabajo dichas irregularidades viene el caganer de Intress y nos cuenta una de romanos.

Y para finalizar, un chiste más malo que con el que hemos comenzado este post. Lo contó Mariví Broto hace más de un año en Cortes de Aragón acerca de cómo iban a supervisar el contrato de gestión de Intress en el COA. Para llorar, pero no de risa.



PD: Todavía faltan por llegar respuesta de Inspección de Trabajo a dos denuncias más y actualmente estamos preparando la séptima denuncia a Intress en lo que va de año. A ver si se le acaban los eufemismos a la DGA. Son tiempos de subirse los pantalones y no andar con el culo al aire, a ver si van a coger frío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada